¿Por qué mancha la grasa?

 
 
 
 
 

s

¿Por qué limpian el jabón y el detergente?


(extracto del libro Preguntas que ponen los pelos de punta I, cortesía de Ediciones Iamigué)

Como viste en tu experimento, el agua y el aceite son muy difíciles de mezclar, porque pertenecen a dos grupos de materiales muy diferentes. El aceite solo se mezcla con cosas aceitosas como la grasa y las manchas que te dejó, por ejemplo, la cadena de la bici.
 
s
 
 

Pero el agua no se mezcla con ese tipo de materiales. Por eso, no sirve de nada intentar lavar una mancha de aceite solo con un poco de agua: simplemente no se unen.
¿Y qué pasa con el jabón? ¡El jabón pertenece a un grupo de materiales que puede mezclarse con las dos cosas, con el agua y con el aceite! Cuando te metés a la ducha para sacarte las manchas de grasa de la bici, con quién creés que se junta el jabón, con el agua o la grasa? ¡Con las dos! De esta manera, logra una misión imposible: unir a la grasa con el agua. Y así, al pasar el chorro, las manchas se desprenden de tu cuerpo.

Con el detergente pasa algo muy parecido. Cuando lo agregás al vaso con agua y aceite, el detergente y el aceite quedan formando una capa por encima del agua. Si pudieras mirarla con una superlupa, verías que en esa capa hay un montón de gotitas de aceite rodeadas por detergente.

Como el detergente, además, puede unirse con el agua, hace posible que el chorro se lleve a esas gotitas. Por eso, para sacar la grasa de las papas fritas de los platos de la cena, nada mejor que una buena refregada con agua y detergente.

Ir arriba
 
     

info@experimentar.gov.ar